Por qué no lo hice antes? | Bilingues Training Center
+57 (4) 4525942 Contacténos

Por qué no lo hice antes?

Por qué no lo hice antes?

Todo proceso de formación requiere tiempo, lo mismo para aprender inglés o cualquier otro idioma el cual necesita que el aprendiz tenga claro todo lo que implica tan importante decisión en su vida, proceso que exige darlo todo de nosotros mismos para cumplir los objetivos que deseamos desde un comienzo, para ello revisaremos algunas creencias equivocadas sobre el aprendizaje de los idiomas para evitar cometer estos errores y fracasar en el intento, veamos algunas de ellas:

1. Aprender Inglés no es lo mío, no me entra. Es una expresión muy común y demasiado fuerte contra la autoestima, totalmente equivocada y sin fundamentos reales de tal condición (salvo que existan limitaciones físicas o cognitivas clínicamente evidenciadas). Por supuesto todos podemos aprender uno o más idiomas diferentes a la lengua nativa, tan solo se requiere “querer”, esta es la fórmula mágica, porque todo lo que queremos es posible alcanzarlo, siempre y cuando estemos dispuestos a dar lo mejor de nosotros para lograrlo.

2. El inglés es un idioma difícil de aprender Este es un pensamiento equivocado muy común. A nivel morfológico y general, el inglés es uno de los idiomas menos complejos de aprender. Uno de los mayores puntos a favor de su simplicidad es si tu lenguaje nativo tiene como base fundamental el latín, como el español, italiano, portugués, etc.; un gran porcentaje de las palabras en inglés tienen su derivación también en el latín, convirtiéndolo en un lenguaje “compartido”, por ende se facilita su aprendizaje. Depende de ti facilitarlo aún más: identifica tu motivación, genera hábitos de estudio, dedica el tiempo suficiente, practica y llénate de creatividad; todas las herramientas de refuerzo son bienvenidas.

3. Existen métodos que te enseñan en un abrir y cerrar de ojos

Falso. Sea cual sea tu afán y/o deseo por querer hablar inglés ya, la realidad es que no existen métodos ni fórmulas mágicas que te garanticen la comprensión y dominio de un idioma en cuestión de días. Pese a ser un idioma fácil de aprender, alcanzar tu meta toma su tiempo y gran parte de él depende de tu constancia y disciplina.

4. El inglés se aprende rápido y sin esfuerzo

Todo aquello que vale la pena y es importante aprender demanda todo nuestro esfuerzo, dedicación y compromiso, el aprendizaje de los idiomas no son la excepción y por el contrario requieren pasión total para lograr un nivel de dominio avanzado, para ello necesitas la ayuda especializada de una institución como Bilingües Training Center, docentes con pedagogía específica y con un nivel de dominio del idioma certificado, una metodología apropiada y adaptada al perfil y las necesidades del estudiante dentro de un proceso académico adecuado, todo esto exige tiempo y mucha práctica, por eso no esperes un milagro, debes hacerlo tú mismo consiente de que necesitaras de un tiempo para aprenderlo y lograrlo… ¿cuánto tiempo? es tu decisión!

5. Un par de horas de clase a la semana son suficientes.

No es así. Las clases son una gran dinámica de grupo, donde se dinamiza el aprendizaje y se conectan todos nuestros sentidos y habilidades para aprender, son el espacio ideal para la inmersión y la práctica, con actividades que se comparten en común junto a otras personas que están viviendo el mismo aprendizaje. Sin embargo para aprender idiomas, el tiempo de clase se tiene que complementar con la práctica independiente, y obviamente a mayor cantidad de tiempo dedicado a aprender, estudiar y practicar, mayores y más rápidos serán los resultados.

6. Para aprender inglés el mejor método es hacerlo sin gramática.

Esta afirmación es totalmente falsa. Si estamos hablando de niños, a los que no podemos explicarles futuros o condicionales puede ser que dé sus frutos. Pero para un adulto que ya tiene el cerebro preparado la manera más rápida y eficaz de aprender el idioma es mediante el estudio de la gramática. Es un método muy práctico, ya que nos aporta unos conocimientos muy sólidos acerca del idioma, y que nos ayudará a aprender inglés bien y rápidamente. Es precisamente la gramática junto a los vocabularios la base del proceso de aprendizaje para poder poner a funcionar nuestras habilidades comunicativas: leer, escribir, escuchar y hablar, de manera eficaz en el manejo del inglés.

7. Sólo tengo que aprender un determinado número de palabras.

Algunos creen que para aprender inglés hay que saber un determinado número de palabras o el límite que ellos mismos se ponen para definir lo que consideran "saber inglés", algo muy abstracto. La realidad es diferente y realmente lo más importante es dominar los vocabularios propios del idioma junto a los vocabularios específicos (jerga técnica) que cada persona requiera para el uso del mismo en su entorno, de tal forma que a la hora de hacer uso del inglés lo pueda hacer con suficiencia de vocabularios, lo cual garantizará un dominio mucho más fácil, efectivo y amplio no solo de vocabularios sino del idioma como tal.

8. El mejor profesor de inglés es el nativo.

En este caso, esta afirmación es cierta si el nativo es un profesional de la enseñanza de idiomas. Además, no sólo va a necesitar hablar y conocer bien el inglés, sino que también necesitará conocer bien el idioma del alumno para comprender y poder ayudar al alumno en los problemas que tiene que resolver. El buen profesor de inglés debe tener la pedagogía necesaria y la experiencia suficiente en su profesión, y por supuesto conocer la gramática, la fonética y los mejores métodos de aprendizaje de inglés que se ajustan a las necesidades de cada alumno.

La lista puede continuar, pero la invitación es para que dejes a un lado las dudas y los temores acerca del idioma inglés, esos que condicionan tu decisión de empezar a estudiar ahora. Cuando empiezas el proceso de aprendizaje automáticamente viene a ti el interrogante de ¿por qué no lo hice antes? Muchas veces dejamos de hacer las cosas o lo que es peor, ni siquiera lo intentamos por temores infundados casi siempre por nosotros mismo; temores como no lo voy a lograr, ya es tarde para esto, no tengo tiempo, es muy difícil, etc., pero una vez que das el paso, te das cuenta de que visualizabas el inglés como ese monstruo indestructible que nunca lograrías dominar y reconoces que estabas lleno de pensamientos errados, entonces empiezas a divertirte aprendiendo; tu motivación crece con cada palabra y norma gramatical que aprendes, con cada paso hacia adelante. Haces el inglés parte de tu rutina diaria, empiezas un viaje experiencial que potencializará tu vida al máximo y te brindará muchas oportunidades y alegrías.

El inglés solo representa cosas buenas e importantes para ti, es hora de empezar.

Añadir nuevo comentario

Back to Top